Ir al contenido principal

Inclusión financiera en México

 

sucursales bancarias por municipio


Según el Índice Global de inclusiónfinanciera en México, solamente el 37% de los adultos poseen una cuenta bancaria, lo cual es un reflejo de los problemas estructurales de nuestro país, debido a que la carencia de una cuenta bancaria es uno de los factores que limita a las personas a salir de la pobreza, y una consecuencia de las fallas históricas de los diferentes gobiernos de nuestra historia por cerrar esta brecha, a pesar de los avances en la tecnología que hoy facilitan el acceso a servicios financieros.

El tema de la inclusión financiera, volvió a los titulares nacionales el año pasado, cuando el presidente López Obrador, anunció la construcción de 2,700 sucursales del banco del bienestar entre 2020 y 2021, lo que provocó que se discutiera el papel que debe jugar el gobierno en este tema, sobre todo, debido a la intención de destinar  5 mil millones de pesos para la construcción de las sucursales, al mismo tiempo en el que casi todas las áreas del gobierno están sufriendo recortes de presupuesto, además de las críticas sobre si la verdadera intención de estas sucursales es un tema de distribución de recursos de los programas sociales, más que de incrementar la inclusión financiera en el país.

  Te recomiendo leer Comparativa de las tasas de impuestos de varios paises del mundo

¿Por qué es importante incrementar la inclusión financiera en México?

Debido a que solamente el 37% de los adultos cuentan con una cuenta bancaria, el tamaño del sistema financiero del país es muy reducido, principalmente a causa de la falta de ahorro de la población, lo que a su vez se refleja en un limitado capital que los bancos pueden destinar para otorgar créditos a empresas e individuos, lo cual a su vez limita la capacidad del país para generar nuevas empresas, y de fondear a las existentes para que crezcan. Pero el efecto en los individuos es mucho peor, debido a que la falta de una cuenta bancaria es un factor que limita a los individuos a dejar su situación de pobreza debido a los siguientes factores:

Los costos de no tener acceso a servicios financieros

Es común ver cómo los ciudadanos más pobres de nuestro país, deben pagar servicios financieros más caros, precisamente por la falta de una cuenta bancaria, esto debido a que deben recurrir a agiotistas y casas de empeño para acceder a créditos, los cuales son significativamente más caros que el acceder a un crédito bancario e inclusive que una tarjeta de crédito, además de tener la necesidad de pagar comisiones muy altas para acceder a servicios como férrea un cheque, cobrar una remesa, enviar dinero a un familiar, o pagar un servicio.

Carencia de acceso a créditos hipotecarios

Una de las principales causas por las que la carencia de una cuenta bancaria es un limitante para que las personas dejen la condición de pobreza, es la falta de acceso a créditos hipotecarios, debido a que esto les quita a las personas la posibilidad de formar un patrimonio. Si bien en México existe el Infonavit el cual le brinda acceso a la vivienda a los trabajadores que cotizan en el IMSS, ósea los trabajadores formales, pero la gran mayoría de los trabajadores formales cuentan con una cuenta bancaria, por lo que podemos ir dándonos una idea sobre dónde se origina el problema.

 Te recomiendo leer Qué factores influyen en una devaluación

Falta de acceso a créditos empresariales

Una de las razones por la que la economía mexicana está estancada en el ingreso medio, es por su incapacidad para generar nuevas empresas a ritmos de los países desarrollados, y esto se debe a la gran aversión al riesgo de los bancos mexicanos y sus altas tasas de interés, que hacen muy difícil que sobrevivan las empresas que nacieron financiadas con créditos bancarios. Y este problema se potencializa para aquellas personas que no cuentan con una cuenta bancaria, debido a que sí es difícil acceder para un crédito empresarial para una persona con una cuenta bancaria, para quien no tiene una cuenta bancaria es virtualmente imposible, por lo que estas personas que cuenten con la iniciativa para emprender un negocio, se enfrentan a la barrera casi insuperable del financiamiento de su negocio.

Incapacidad de ahorrar

La existencia de las famosas tandas o cundinas, son un reflejo de las consecuencias de que tantos mexicanos carezcan de una cuenta bancaria, pues en esta solución informal a la que la mayoría de los ciudadanos deben de recurrir para ahorrar, literalmente tienen que pagar un alto precio por ahorrar, lo cual va en contra del propósito del ahorro de generar una pequeña ganancia, además de la inseguridad ya sea de que la persona con la que hacen su ahorro no se los devuelva, o de que se los roben de su colchón o donde sea que lo resguarden, es un gran obstáculo para que nuestra población ahorre, y de esta manera se haga de bienes o genere ahorro para solventar emergencias o imprevistos.

Te recomiendo leer  ¿Por qué el outsourcing debe regularse mejor en México?

Mayor vulnerabilidad a imprevistos o emergencias

Los imprevistos y emergencias como enfermedades, accidentes, descompostura de electrodomésticos, automóviles o daños en el hogar y demás gastos imprevistos, son parte de la vida de todas las personas, y en algún momento nos ocurrirán a todos. Por eso es importante estar preparados y la mejor manera de hacerlo es mediante el ahorro, pues como parte de una buena cultura financiera se recomienda contar con ahorros de disponibilidad inmediata de por lo menos entre uno y tres meses de los gastos de una persona.

Por esta razón la incapacidad para ahorrar, y la falta de acceso a servicios financieros formales, hacen a la población sin acceso a una cuenta bancaria más vulnerables a este tipo de situaciones, pues cuando una eventualidad ocurre lo ideal es que las personas recurran a sus ahorros, o que quienes no cuentan con ahorros utilicen instrumentos financieros como tarjetas de crédito, créditos sobre nómina o microcréditos. Pero las personas sin cuenta bancaria se ven obligadas a recurrir a opciones más informales y más caras.

Lo cual provoca que los costos de una emergencia sean más altos para esta parte de la población y que afecten sus finanzas personales por más tiempo, creando una verdadera trampa de deudas, que obliga a las personas más vulnerables a destinar una parte considerable de su ingreso a pagar deudas, lo que a su vez hace más difícil que estas puedan ahorrar, perpetuando de esta manera un círculo vicioso de dependencia a créditos caros para poder sobrellevar sus necesidades más básicas. Por lo que no es ninguna sorpresa, que los deciles de menores ingresos de la población sean quienes más intereses pagan.

 Te recomiendo leer Por qué los autos chocolates son un problema, y por qué nadie ofrece una verdadera solución

¿Por qué hay tanta gente sin una cuenta bancaria en México?

Una vez que entendimos ¿por qué es importante que México incremente la inclusión financiera de su población?, es momento de entender ¿por qué tanta gente no tiene una cuenta bancaria?, para de esta manera conocer las causas del problema. Según la Ecuesta Nacional deInclusión financiera el 68% de los adultos de México, accedieron por lo mennos a un producto financiero durante 2018, y solamente el 40% de sus participantes indicaron tener una cuenta bancaria, lo cual se acerca a los datos presentados por el Índice Global de Inclusión Financiera del banco mundial.


Y tomando en cuenta la información arrojada por ambos estudios, las principales causas por las que una persona no tiene una cuenta bancaria en México son las siguientes:

Informalidad laboral

Como la misma encuesta de inclusión financiera lo muestra, la principal razón por la que una persona tiene una cuenta bancaria en México es para recibir su nómina, por lo que el hecho de que en el país más del 60% de los mexicanos trabajan en la informalidad, es el reto más importante para romper la brecha de la inclusión financiera. Además, el hecho de que tantas empresas operen en la economía informal, principalmente comercios al por menor, hace que el miedo a ser rastreados por el SAT, sea un limitante para que estos comercios no aceptan pagos electrónicos, lo que evita que el uso de estos se normalice, y de esta manera una persona puede fácilmente realizar todas las actividades de su vida diaria utilizando solamente efectivo.

Desconfianza en los bancos y demás instituciones financieras 

Una mezcla entre falta de cultura financiera de la sociedad mexicana, y abusos de los bancos hacia la población, explotando la generalizada ignorancia financiera de la mayoría de los mexicanos, para cobrar altas comisiones e intereses, y la concentración oligopólica entre pocos bancos que concentran casi la totalidad del mercado. Han provocado que en México se presente uno de los niveles más altos de desconfianza hacia los bancos a nivel mundial, la cual a su vez no se ha reducido debido a la falta de interés de los bancos por atender a todos los segmentos de la población, o que incluso en muchos casos buscan desincentivar a los deciles más bajos a no utilizar sus servicios por no considerarlos rentables.

Te recomiendo leer Que es la economía gig y por qué California la quiere regular

No tienen el dinero suficiente para abrir una cuenta bancaria

Adicionalmente a las comisiones y demás costos de operación que cobran los bancos por mantener una cuenta bancaria en México, existe la barrera del primer depósito mínimo necesario para abrir una cuenta, además del monto mínimo que se debe mantener para evitar penalizaciones del banco, lo cual representa una verdadera barrera para un gran segmento de los mexicanos, ya sea por cuestiones de que realmente no tienen el dinero suficiente para hacer el primer depósito, o por razones culturales que provocan que estos no estén dispuestos a dejar dinero sin usar en una cuenta bancaria, pues están acostumbrados a vivir al día y carecen de cultura del ahorro.

Si bien en los últimos años la mayoría de los bancos han creado productos como cuentas virtuales, las cuales requieren de depósitos iniciales mucho más bajos que las cuentas normales y no piden un monto mínimo en la cuenta, estas cuentas están diseñadas para adultos jóvenes acostumbrados a usar la tecnología, pues estas cuentas operan casi exclusivamente de manera digital a través de apps de smartphones, lo cual provoca que en los adultos de más edad quienes desconfían hasta de la banca tradicional, este tipo de productos no representa ni siquiera una opción.

Desconocimiento sobre cómo funciona una cuenta bancaria

Si la desconfianza no fuera suficiente, según la encuesta de inclusión financiera el 5% de los encuestados declararon no saber cómo utilizar una cuenta ni cómo funciona, por lo que el miedo a que su ignorancia sea aprovechada por los bancos o sus empleados, impide que una parte de la población se acerque a estas instituciones.

Te recomiendo leer  El TMEC puede ser el experimento que resuelva el principal problema de la globalización

Carecen de una sucursal bancaria o un cajero automático cerca

Según el reporte de inclusión financiera en México hay 549 municipios que no cuentan con ninguna sucursal bancaria, en los cuales viven el 1.6% de la población del país. No es difícil suponer que esos 549 municipios o están en lugares muy alejados o de difícil acceso, o cuentan con población muy dispersa, pero el mismo reporte detectó 5 municipios con más de 50 mil habitantes sin sucursales bancarias, lo que reafirma que el rezago de inclusión financiera en México no solo es cuestión de demanda, sino de segmentación de mercado de los mismos bancos, ya que muy probablemente estos cinco municipios presentan altas concentraciones de pobreza que los hacen poco rentables como mercado. 

Las comisiones bancarias son muy altas

La manera en que los bancos históricamente han perfilado sus productos, y las facilidades que le ha brindado el mantener por tantos años un sistema oligopólico, junto con reguladores a modo, ha permitido que los bancos mantengan esquemas de comisiones y demás costos transferibles a los clientes de los más altos del mundo. Si bien hay que admitir que cambios en las leyes en los últimos años y los cambios tecnológicos que han permitido el surgimiento de las Fintech, han obligado a los bancos a reducir considerablemente sus comisiones y demás costos, pero siguen estando a niveles de las más caras del mundo, y estas siguen representando una barrera de entrada para un segmento muy importante de nuestra población.

Falta de documentación necesaria

Por increíble que se escuche, en pleno siglo XXI en México siguen viviendo millones de persona sin documentos de identidad, según cifras del INEGI un millón de personas no cuentan con acta de nacimiento, y el 5% de los adultos del país no tienen credencial para votar, cifras a las que podemos sumar las personas que tienen sus documentos vencidos o perdidos y no los han reemplazado, por lo que en pleno 2020 asuntos tan básicos como la falta de documentos de identidad sigue siendo un problema nacional, que si bien es una parte muy pequeña de nuestra población, es un número de personas mucho más grande de lo que se esperaría en un país como México.

te recomiendo leer ¿Es la reforma de pensiones de AMLO la solución definitiva al problema de pensiones de México?

Que se debe hacer para incrementar la inclusión financiera en México

Por lo menos en los últimos 30 años, cada gobierno incluyendo al actual han intentado incrementar la inclusión financiera en México, pero hay factores estructurales que han limitado los esfuerzos de cada uno de estos gobiernos, por lo tanto, a continuación, se enumeran las acciones que se pueden hacer para incrementar el acceso a servicios financieros en el país.

Cerrar ineficiencias del mercado

La llegada al gobierno del Presidente López Obrador, ha provocado que se cuestione el modelo económico del país y que tan abierta debe ser la economía, por fortuna hasta este momento han sido más debates que acciones, pero lo que sí es una realidad es que el gobierno debe intervenir en aquellas situaciones en que el mercado no satisface una necesidad básica, o de importancia significativa para nuestro país, y una de ellas es el brindarle a toda la población acceso a servicios financieros, que permita romper la trampa de deuda en la que vive una parte muy importante de los mexicanos.

En este artículo ya he señalado en un par de ocasiones como causa del problema, el hecho de que los bancos no consideran como rentable a un grupo muy grande de la población, y por lo tanto no se esfuerzan por atenderlo, e incluso sus productos desincentivan a este segmento de potenciales usuarios. Lo que explica por qué por ejemplo en Ciudad de México el centro urbano con mayor infraestructura financiera del país, solamente el 72% de los adultos tienen una cuenta bancaria, lo que pone en evidencia que en México el problema es más de mercado que geográfico.

Para abatir este problema el presidente López Obrador anunció la construcción de 2700 sucursales del banco del bienestar, institución que tiene la intención de atender a los segmentos y a los pueblos o zonas suburbanas que los bancos comerciales no atienden. Pero esta medida ha sido muy cuestionada debido a que todo indica que este nuevo banco tendrá como único propósito el distribuir los recursos de los programas sociales del gobierno, en lugar de incrementar la inclusión financiera en el país. 

Pero esto puede fácilmente solucionarse, si a las personas que reciben estos apoyos sociales se les proporciona una cuenta bancaria compatible con el resto del sistema financiero, y si esas mismas cuentas se ponen a disposición de toda persona que quiera contratarlas, con costos de apertura gratuitos o muy bajos y sin restricciones de uso como montos mínimos, o comisiones operativas, para de esta manera simplificar el uso de estas cuentas, para romper la barrera del desconocimiento de uso o desconfianza de cobros ocultos, que impiden que muchas personas se acerquen a un banco comercial.

 Te recomiendo leer Que es la corrupción y cómo nos afecta

Reducir costos de acceso a los pagos electrónicos

Una de las causas por la cual muchas personas literalmente no necesitan una cuenta bancaria, es porque en la mayoría de los establecimientos comerciales no se aceptan pagos electrónicos, lo que provoca que el uso de esta forma de pago no se haya generalizado aún en México. Por este motivo se debe desregular el uso y operación de pagos electrónicos, para de esta manera permitir que nuevas empresas tecnológicas puedan intervenir en el mercado y de esta manera gracias a la competencia se reduzcan los costos como comisiones que actualmente le cobran los bancos a los comercios que reciben pagos electrónicos.

Si bien actualmente ya operan este tipo de empresas en el país, gracias a la ley Fintech aprobada en 2018, pero esta ley aún es muy cerrada en comparación con otros países, lo que sigue dándole una desbalanceada ventaja a los bancos, ya que la misma ley sigue imponiendo barreras de entrada, y requerimientos de operación difíciles de cumplir por pequeñas empresas. Lo que explica que dos años después los avances en cuanto a Fintech en México se concentran en las aplicaciones de banca móvil de los bancos comerciales, los cuales siguen controlando el mercado y los costos de operación de los pagos electrónicos

Implementar modelos de dinero móvil

El dinero móvil, es el instrumento que ha permitido cerrar la brecha a servicios financieros en países pobres en los últimos 20 años, especialmente en Kenia y otros países de África, lo que les ha permitido a estos países reducir sus niveles de pobreza. El dinero móvil funciona a través de redes de telefonía celular, las cuales comparten el tiempo aire de la telefonía de prepago como dinero electrónico, permitiéndole a las personas realizar pagos electrónicos y enviar dinero a sus familiares con tiempo aire de su celular, 

Para hacer más irónica la situación el dinero móvil no se encuentra contemplado en la ley Fintech, a pesar de que el tiempo aire de la telefonía de prepago se inventó en México en los años 90, y en estos momentos el 60% de los mexicanos tienen una línea celular, de las cuales el 80% son prepago. Esta situación, además del hecho de que el 95% de nuestra población vive en zonas con cobertura de telefonía celular, hacen de México un país con las condiciones propicias para que se implemente un sistema de dinero móvil, como el de Kenia que permitió que ese país alcanzara una inclusión financiera del 84%.

 Te recomiendo leer El TMEC será el factor de cambio definitivo para la mejora de las condiciones laborales en México

Regular y abrir el mercado a las Fintech

En las últimas dos décadas nuestras vidas han sido revolucionadas por los avances tecnológicos, pero uno de los sectores de la económica que por lo menos en México más se ha rezagado, es el acceso a servicios financieros a través de medios electrónicos, mejor conocidos como empresas Fintech, las cuales fueron reguladas bajo una nueva ley en 2018, pero hay algunos aspectos que esta ley no contempla y otros que sobre regula, generando de esta manera barreras de entrada a nuevos participantes y dándole una ventaja desfavorable a los grandes bancos.

Pero el aspecto en donde más deben poner atención tanto las leyes como los reguladores del sector, es el aspecto de la seguridad, para ofrecer certeza a los usuarios y de esta manera puedan acudir con más confianza a este tipo de servicios. Actualmente en México se sobre regula a las Fintech en muchos aspectos, pero hay prácticas internacionales en materia de seguridad que no están siquiera contemplados en las leyes mexicanas, exponiendo a los usuarios a fraudes, robo de datos, o robo de su dinero, por lo que si de por si los mexicanos somos desconfiados ante las instituciones financieras, el descuidar un aspecto tan importante como la seguridad hará muy difícil que los servicios Fintech logren usarse de forma generalizada en México.

Mejor regulación para reducir comisiones, intereses y demás costos

Cuántas veces no hemos escuchado la expresión en México predomina el capitalismo de cuates, pues los bancos han sido precisamente los mejores amigos de todos los gobiernos de las últimas décadas, por este motivo, tanto las leyes como los reguladores de nuestro país, funcionan a favor de los grandes bancos. El solo hecho de que solamente cuatro bancos concentran el 65% del mercado es una muestra del problema, y una de las explicaciones del porqué los bancos mexicanos cobran comisiones y demás cobros operativos que compiten entre las más altas del mundo.

Por esta razón se requiere de un cambio radical en cuanto a la manera en que se regula a los bancos, pues las comisiones y demás cobros que estos hacen a sus clientes son en gran parte consecuencia de reguladores que no hicieron su trabajo y permitieron que esto sucediera, además que han permitido que durante décadas los bancos operen invirtiendo los ahorros de sus clientes casi exclusivamente en instrumentos gubernamentales, lo que les ha permitido correr menos riesgos. 

Pero esta práctica es la causa del porqué en México los bancos le prestan tan poco a los particulares, lo que evita que el sistema financiero mexicano funcione como debería, pues no le facilita al sector privado la posibilidad de crecer, ya que en realidad los bancos mexicanos operan para financiar al gobierno más que a las empresas, a quienes le restringe el acceso al crédito, lo que limita la creación y desarrollo de nuevas empresas.

 Te recomiendo leer Los propietarios de pequeñas y medianas empresas, también deben tener derecho a la seguridad social

Ofrecer certeza jurídica a los usuarios y a las instituciones financieras

Si bien una parte del problema de la inclusión financiera recae en los bancos, pero hay áreas que son responsabilidad del gobierno, y una de ellas es la falta de certeza jurídica, en la procuración de las leyes mercantiles, lo que provoca que los bancos y demás instituciones financieras tengan poca certeza de recuperar los préstamos que estos le hacen a los particulares, lo que le genera grandes costos de cobranza y es la principal justificación a los altos intereses que cobran los bancos en México.

Además la misma falta de procuración también opera del lado de los usuarios, para quienes es prácticamente imposible el poder defenderse de quejas, abusos o fraudes de parte de las instituciones financieras, pues las instituciones que existen para defender a los consumidores financieros operan en pocas oficinas en unas cuantas ciudades del país, lo que deja a la gran mayoría de los mexicanos a la deriva y desprotegidos ante cualquier abuso, fraude o mala práctica de parte de las instituciones financieras.

Por esta razón es fundamental que el gobierno haga su parte en cuanto a fortalecer la procuración de justicia en materia mercantil, la cual al igual que el resto de la procuración de justicia, presenta un abismal rezago no sólo en comparación con países miembros de la OCDE, sino también en comparación con varios países de Latinoamérica. Pues México no puede avanzar de forma definitiva a la modernidad sin un estado capaz de ofrecer certeza jurídica a sus empresas, y que estas puedan resolver sus diferencias mercantiles en tribunales, Además que se requiere de verdaderos ombúdsmanes con verdadera cobertura nacional, que defiendan los intereses de los consumidores.

Regular de mejor manera a las empresas que ofrecen servicios financieros informales

Por último, de la misma manera en que el gobierno mexicano ha fallado históricamente en regular a los bancos, ha fallado de la misma manera en regular a las empresas que ofrecen servicios financieros de manera informal, como es el caso de casas de empeño, empresas que ofrecen microcréditos, tiendas departamentales que ofrecen créditos, entre otras, debido a que a falta de una adecuada regulación estas empresas cobran intereses astronómicos que en otros países podrían escucharse hasta inverosímiles o cobrados solo por mafias, pero que en México a falta de otras opciones estas empresas prosperan a la vista de todos.

Se podría suponer que la causa de la falta de regulación es porque se trata de empresas pequeñas que operan en lugares remotos, pero la realidad es que unas cuantas tiendas departamentales algunas de las cuales también operan como bancos, atienden a millones de personas a través de microcréditos al consumo cuyos intereses reales suelen exceder el 100% anual, además de cadenas nacionales y regionales de casas de empeño y cadenas de empresas que ofrecen microcréditos, lo que hace inexplicable por qué estas empresas operan de esta manera a plena vista de todos, e incluso promocionando sus productos en medios masivos de comunicación

Lo increíble de la situación, es que tan solo con regular a estas empresas, se puede resolver una buena parte del problema de la inclusión financiera, pero históricamente nuestros gobernantes incluido el actual, han volteado hacia otro lado, mientras estas empresas abusan de la población más vulnerable del país, quedándose con gran parte de sus pocos ingresos. Por lo que es urgente que se atienda este asunto, y se regule la operación de estas empresas, si se quiere reducir los niveles de pobreza del país, y de paso incrementar la inclusión financiera en México.

 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los efectos de la revolución Mexicana en el México Actual

A tan solo unos días de que se conmemore el centenario del inicio de la revolución mexicana, la cual fue una guerra civil que duro casi dos décadas, cobro la vida de más de 1 millón de personas y paralizo la economía del país durante este periodo, por lo que me parece interesante señalar cuales son los efectos de esta, que aún son visibles en nuestros días, ya que varios de ellos explican porque el México de hoy en día es como es.
Causas de la revolución mexicanaEn pocas palabras, casi todos los mexicanos sabemos, que la revolución mexicana se originó con la intención de derrocar la dictadura de Porfirio Díaz, quien después de 30 años al mando del país se negaba a dejar el poder, pero el origen socioeconómico del porque el pueblo de México se levantó en armas, fue la gran desigualdad social y la falta de derechos laborales y de propiedad, en que vivían la gran mayoría de los mexicanos. Si bien al periodo de gobierno de Porfirio Díaz se le puede atribuir la pacificación y estabilidad d…

Soluciones para el desempleo

Sin importar en qué etapa de su ciclo económico se encuentre la economía de un país, sus gobernantes siempre estarán presionados para incentivar la creación de empleos, debido a que esta es la manera tangible en que se incentiva el crecimiento económico del país, además la creación de empleos de calidad es la única solución a largo plazo para incrementar los niveles de vida y bienestar de la población. Por este motivo siempre existirá la presión primero de reducir las tasas de desempleo hasta acercarlas lo más posible al pleno empleo, y después en reducir el desempleo estructural para incrementar el nivel de ingresos de su economía.Las medidas que un país puede tomar para reducir su desempleo, se pueden dividir en dos, las medidas que se deben aplicar en épocas de crisis económica, y las medidas a aplicar en el resto de las etapas del ciclo económico.Medidas en épocas de crisis económicaLas crisis económicas, se separan del resto de las etapas del ciclo económico, debido que la creaci…

¿Que quiere hacer realmente la 4T con las Afores?

Otra vez, otro tema de interés nacional se une a la polarización, detonado por un comentario hecho por el presidente en una de sus mañaneras, el cual ha sido interpretado en formas completamente opuestas, por un lado los medios propagandísticos de la 4T en las redes sociales, gritan a los cuatro vientos que el presidente López Obrador quiere nacionalizar las Afores, y quitárselas a las empresas privadas, mientras que la oposición responde diciendo que la única intención del presidente es usar el dinero de las afores para financiar sus planes de gobierno, que ahora sufren de falta de presupuesto, debido a la pandemia del coronavirus y la crisis económica que está provocando. Por lo que solo nos queda preguntarnos ¿qué está pasando realmente en este tema? y ¿qué quiere hacer realmente el gobierno?Te recomiendo leer Puede el gobierno de México usar el dinero de las Afores¿Por qué estamos hablando de Afores en medio de la pandemia?Este es uno más de los temas de importancia nacional que s…