Ir al contenido principal

La filtración de los impuestos de Trump, tendrá efectos a largo plazo en el combate a la desigualdad

 

Impuestos Trump y su efecto en la desigualdad

El pasado 27 de septiembre, el New YorkTimes publicó un artículo en donde filtra y analiza las declaraciones de impuesto sobre la renta del presidente de Estados Unidos Donald Trump en los últimos diez y ocho años, en donde resalta que el presidente no pago impuesto sobre la renta federal en 11 de ellos, además de recibir una devolución de impuestos de 72 millones de dólares. Lo que además de afectar directamente a su campaña presidencial, ha causado una obvia indignación entre los ciudadanos estadounidenses, indignación que debería convertirse en el inicio de la aplicación de medidas para combatir la desigualdad económica y social en Estados Unidos de forma definitiva.

La filtración del New York Times, nos proporciona el mejor ejemplo de desigualdad económica, ya que en estos momentos hayamos leído o no el artículo sobre los impuestos de Trump, la noticia de que el presidente de Estados Unidos pagó 750 dólares de impuesto sobre la renta en 2016 el año que ganó la presidencia le ha dado la vuelta al mundo, hecho que contrasta con la realidad de sus gobernados, ya que según cifras del mismo IRS, el ciudadano estadounidense promedio paga 15 mil dólares al año en impuesto sobre la renta federal.

 Te recomiendo leer Seis meses después de iniciada la pandemia, que debe hacer el gobierno ante la crisis económica

¿Qué dice el artículo del New York Times sobre los impuestos que ha pagado Trump?

Si bien el artículo es bastante extenso y complicado, de él podemos resaltar los siguientes detalles:

  • Trump pago solamente $750 dólares en 2016 y en 2017
  • No pagó impuestos en 11 de los 18 años analizados en el artículo
  • Logró reducir la cantidad de impuestos a pagar, reportando grandes pérdidas en algunos de sus negocios
  • Pagó 95 millones en impuestos como resultado de sus utilidades, en el programa de televisión The Apprentice, pero logró una devolución de impuestos de 72.9 millones, la cual sigue bajo revisión por el IRS
  • Ha deducido 26 millones a través de consultores sin identificar, de los cuales $747,622, coinciden exactamente con la declaración pública de su hija Ivanka Trump, la cual realizó al unirse a la casa blanca en 2017
  • En 1995 declaró pérdidas por 915 millones de dólares, lo que le permitió legalmente evadir el pago de impuestos federales por casi dos décadas
  • Trump Corporation su empresa de servicios de bienes raíces, ha declarado pérdidas que suman 134 millones de dólares desde el año 2000
  • Sus acreedores y bancos le han perdonado 287 millones en deudas desde el 2010
  • Debe 300 millones en préstamos, pagaderos en los próximos cuatro años
  • Debido a que se negó a desinvertir en sus empresas, sus propiedades se han convertido en un foco de atracción de inversiones, que solo en 2017 sumaron 5 millones de dólares provenientes de cabilderos, funcionarios extranjeros y demás particulares que buscan acceso al presidente

El problema está en las mismas leyes

En el mismo artículo del New York Times, se indica que el presidente Trump no violó ninguna ley de su país para conseguir pagar esas cantidades exageradamente pequeñas de impuestos, más bien Trump y sus asesores en impuestos se valieron de un intrincado sistema de vacíos legales, y deducciones contempladas en las mismas leyes, las cuales aplican para quienes realizan inversiones en bienes raíces y en mercados financieros, lo cual es a todas luces injusto, pero no ilegal.

Ya que la diferencia radica en el origen de los ingresos, pues las leyes de Estados Unidos como las de la mayoría de los países, tratan diferente en materia fiscal a las personas y empresas en relación a cómo obtuvieron sus ingresos, dando prioridad a los inversionistas de mercados financieros, con el objetivo de atraer capitales a sus economías, mientras que las empresas tienen la posibilidad de deducir la mayoría de sus gastos e inversiones, quedando los trabajadores en desventaja al tener limitadas las deducciones para el cálculo de sus impuestos a pagar, lo que provoca que el trabajo sea gravado con mucha mayor severidad que las inversiones y la operación de las empresas.

De esta manera debido a la naturaleza de las leyes fiscales de la mayoría de los países del mundo, la brecha de desigualdad se incrementa cada vez más, ya que al gravar con tasas mucho más altas al trabajo sobre las inversiones, se genera el efecto que hace que los ricos se vuelvan más ricos, mientras que los trabajadores ven limitado su ingreso al tener que pagar tasas de impuestos, que en términos reales resultan ser mucho más altas que las de las personas más ricas, o que las empresas con recursos para contratar asesores fiscales, lo que explica las ridículas cantidades que paga Donald Trump, o la anécdota que suele contar Warren Buffet unos de los hombres más ricos del mundo, quien continuamente hace notar que el paga menos impuestos que su secretaria

 Te recomiendo leer Que es la economía gig y por qué California la quiere regular

Se supone que los impuestos son la principal herramienta para redistribuir la riqueza

El título de este post indica que la filtración de las declaraciones de impuestos de Donald Trump, deben generar un efecto a largo plazo en el combate a la desigualdad económica y social, y esto es porque el presidente del país más rico del mundo es el ejemplo perfecto para hacer notar, el verdadero problema que es la manera en que las leyes fiscales de la mayoría de los países del mundo fueron creadas, ya que estas son las que provocan que este tipo de cosas sucedan de forma mucho más común de lo que quisiéramos, al grado que la revelación del New York Times es más la confirmación de algo que ya sospechábamos.

Algunos autores se refieren a los impuestos como al costo de la civilización, ósea es lo que los ciudadanos debemos pagar para poder tener un estado, que nos provea de infraestructura y servicios públicos que faciliten nuestras vidas. Y es por esta razón que los ciudadanos aceptamos que el estado nos quite una parte de nuestro ingreso, ya que se entiende que existe un pacto social, en el cual el estado a cambio del pago de nuestros impuestos nos devuelve servicios públicos que pagarlos por nuestra cuenta resultarían incosteables para la mayoría de los ciudadanos, como sucede en Estados Unidos con los servicios médicos.

Y en los países desarrollados además de lo anterior, los gobiernos proveen un estado de bienestar cuyo propósito es garantizar un estándar mínimo de vida, y de esta manera reducir la desigualdad en sus territorios, pero ejemplos como los del presidente Trump exponen la manera como los más ricos prácticamente no pagan impuestos, o por lo menos, no se cumple con el principio de proporcionalidad que se supone buscan las leyes fiscales de todos los países, y por lo tanto al no existir la proporcionalidad en el pago de impuestos, la redistribución de la riqueza mediante los impuestos es en la práctica más un mito que una realidad. 

.Te recomiendo Leer ¿Como saber cuándo será seguro volver a la normalidad anterior a la pandemia?

El efecto Trump puede comenzar a borrar la aversión al socialismo en Estados Unidos

A estas alturas del partido, ya nos queda más que claro lo polarizador que es el personaje de Donald Trump en la sociedad estadounidense, sobre todo los efectos de sus acciones y declaraciones tanto con sus seguidores como con sus opositores, al grado que su postura divisora y de polarización, de cierta manera le da validez a los argumentos de la izquierda de Estados unidos, sobre todo la de aquellos que defienden propuestas socialistas, los cuales eran solo una minoría antes de la irrupción de Trump en la política estadounidense, y sus propuestas eran vistas sólo como disparates por una sociedad norteamericana que tiene una histórica aversión al socialismo.

Todos los países tienen mitos fundamentales y posturas que debido a la narrativa que han creado sus gobiernos a lo largo de su historia, hacen que queden marcadas en el subconsciente de sus ciudadanos, en México tenemos el tema de la soberanía petrolera, y en Estados Unidos tienen la marcada aversión al comunismo, a todo lo que se le parezca, y a lo que la narrativa oficial le ha dicho a sus ciudadanos que es el comunismo y el socialismo, por este motivo programas como Obama Care que buscaba proporcionar accesos médicos a la mayoría de sus ciudadanos, fuera rechazado por una parte importante de su población al considerarlo como una política socialista.

Cabe aclarar que con socialismo me refiero al modelo económico de Escandinavia y no al de Venezuela, y el incremento sin precedentes de la desigualdad en Estados Unidos, ha provocado que cada día resuenen con mayor intensidad las propuestas económicas provenientes de Europa, en donde prácticamente la mayoría de los países han creado estados de bienestar financiados con impuestos, leyes laborales más favorables para los trabajadores, entre otras políticas económicas y sociales, las cuales con más frecuencia se pide se implementen en Estados Unidos, donde los sistemas de bienestar son muy limitados tanto en cobertura como en servicios proporcionados, en comparación con los europeos.

Y es aquí donde la exposición de la declaración de impuestos del presidente de Estados Unidos, le da validez a las posturas de izquierda sobre todo en materia de acceso a servicios médicos generalizados y a la creación de impuestos para financiarlo, ya que el presidente Trump exhibe como los más ricos de su país literalmente no pagan impuestos respaldados por sus propias leyes, al mismo tiempo en que el ciudadano promedio quien paga muchos más impuestos, puede quedar en bancarrota al intentar costear tratamientos médicos para si mismos o para un familiar.

 Te recomiendo leer El TMEC puede ser el experimento que resuelva el principal problema de la globalización

Un impuesto a la riqueza está en el horizonte

Actualmente existen varias propuestas para la creación de un impuesto a la riqueza, entre ellas sobresale la de la senadora demócrata y ex precandidata a la presidencia de Estados Unidos Elizabeth Warren, quien dentro de sus propuestas de campaña impulsó la creación de un impuesto a la riqueza, en el cual quienes acumulen riquezas entre 50 y mil millones de dólares pagarían el 2% anual sobre sus activos totales y quienes acumulen riquezas superiores a los mil millones de dólares pagarán un 6% anual sobre el total de sus bienes.

Si bien esta es apenas una propuesta, impulsada y respaldada por una parte del partido demócrata, la filtración de las declaraciones de impuestos del presidente, hacen más evidente y más fácil de comprender para los ciudadanos promedio, el por qué se necesita un impuesto como este, ya que a diferencia del resto de los impuestos, este impuesto propuesto no estaría expuesto a deducciones o a estrategias fiscales, ya que se basa en el total de activos que posee una persona, ósea sus ahorros, sus inversiones, sus propiedades y demás bienes, la suma de los cuales seria la base sobre la que se calculará el impuesto a la riqueza.

Aunque muy probablemente de aprobarse esta propuesto se reducirá drásticamente la tasa a pagar, pues 2% y 6% anuales podrían resultar tasas muy elevadas, e incluso se encuentran cerca de ser un desincentivo para la generación de riqueza, lo que podría provocar que los ciudadanos más ricos de Estados Unidos vendan sus bienes en su país y adquieran otros en países más amigables con su capital. lo que generaría efectos opuestos a los buscados por el impuesto a la riqueza. Por lo que un tema sobre cuál será la tasa de este impuesto, no debe terminar siendo el obstáculo que evite su aprobación.

Además, que se debe aprovechar el momento generado la pandemia, cuyos efectos han impulsado a un grupo cada vez mayor de billonarios estadounidenses, quienes piden se cree un impuesto de esta naturaleza, lo cual se suma a la legitimidad que le da la publicación de las declaraciones de impuestos del presidente Trump, a la justificación de un impuesto a la riqueza en Estados Unidos, con el objetivo de financiar un programa de salud que cubra a toda su población, y de esta manera se logre reducir un poco la desigualdad económica en ese país, y que posteriormente su influencia económica y cultural en el resto del mundo, incentive a la creación de impuestos similares en otros países.

Te recomiendo leer Los empleos en plataformas digitales (economía gig) llegaron para quedarse, es hora de regularlos

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los efectos de la revolución Mexicana en el México Actual

A tan solo unos días de que se conmemore el centenario del inicio de la revolución mexicana, la cual fue una guerra civil que duro casi dos décadas, cobro la vida de más de 1 millón de personas y paralizo la economía del país durante este periodo, por lo que me parece interesante señalar cuales son los efectos de esta, que aún son visibles en nuestros días, ya que varios de ellos explican porque el México de hoy en día es como es.
Causas de la revolución mexicanaEn pocas palabras, casi todos los mexicanos sabemos, que la revolución mexicana se originó con la intención de derrocar la dictadura de Porfirio Díaz, quien después de 30 años al mando del país se negaba a dejar el poder, pero el origen socioeconómico del porque el pueblo de México se levantó en armas, fue la gran desigualdad social y la falta de derechos laborales y de propiedad, en que vivían la gran mayoría de los mexicanos. Si bien al periodo de gobierno de Porfirio Díaz se le puede atribuir la pacificación y estabilidad d…

Soluciones para el desempleo

Sin importar en qué etapa de su ciclo económico se encuentre la economía de un país, sus gobernantes siempre estarán presionados para incentivar la creación de empleos, debido a que esta es la manera tangible en que se incentiva el crecimiento económico del país, además la creación de empleos de calidad es la única solución a largo plazo para incrementar los niveles de vida y bienestar de la población. Por este motivo siempre existirá la presión primero de reducir las tasas de desempleo hasta acercarlas lo más posible al pleno empleo, y después en reducir el desempleo estructural para incrementar el nivel de ingresos de su economía.Las medidas que un país puede tomar para reducir su desempleo, se pueden dividir en dos, las medidas que se deben aplicar en épocas de crisis económica, y las medidas a aplicar en el resto de las etapas del ciclo económico.Medidas en épocas de crisis económicaLas crisis económicas, se separan del resto de las etapas del ciclo económico, debido que la creaci…

¿Que quiere hacer realmente la 4T con las Afores?

Otra vez, otro tema de interés nacional se une a la polarización, detonado por un comentario hecho por el presidente en una de sus mañaneras, el cual ha sido interpretado en formas completamente opuestas, por un lado los medios propagandísticos de la 4T en las redes sociales, gritan a los cuatro vientos que el presidente López Obrador quiere nacionalizar las Afores, y quitárselas a las empresas privadas, mientras que la oposición responde diciendo que la única intención del presidente es usar el dinero de las afores para financiar sus planes de gobierno, que ahora sufren de falta de presupuesto, debido a la pandemia del coronavirus y la crisis económica que está provocando. Por lo que solo nos queda preguntarnos ¿qué está pasando realmente en este tema? y ¿qué quiere hacer realmente el gobierno?Te recomiendo leer Puede el gobierno de México usar el dinero de las Afores¿Por qué estamos hablando de Afores en medio de la pandemia?Este es uno más de los temas de importancia nacional que s…