¿Habrá o no una recesión en 2023?

 

Apenas comienza el 2023 y a estas alturas los algoritmos de contenido en línea como YouTube, secciones de noticias de tu teléfono celular o de cualquier red social, seguramente ya te han mostrado una amplia variedad de videos y artículos de opinión, que hablan en muchos casos de manera catastrófica sobre la recesión que viene este 2023, pero algunos indicadores económicos publicados en la primera semana del año contradicen directamente esta predicción, ya que por ejemplo el indicador de empleos creados en Estados Unidos durante diciembre 2022 fue superior al esperado, llevando a la tasa de desempleo a niveles cercanos al pleno empleo, escenario que se espera suceda en periodos de expansión económica. Entonces qué es lo que está ocurriendo, ¿por qué los algoritmos nos dicen que nos prevengamos para una recesión? cuando algunos indicadores económicos nos dicen lo contrario, ¿es esto normal? ¿Qué debemos esperar en realidad para este 2023?

 

Para comenzar es indispensable el hacer hincapié en el hecho de que las principales proyecciones económicas que pronostican una recesión en los próximos meses, si están bien fundamentadas, solo toman en cuenta los efectos de la política económica y no fueron metodológicamente diseñadas para representar sucesos extraordinarios como la pandemia y sus efectos en el mercado laboral, por ejemplo, según el informe del mercado laboral de Estados Unidos, la creación de empleos en diciembre de 2021 fue mayor de lo esperado y se suma a los empleos creados en los últimos meses, lo que acerca a la economía estadounidense al pleno empleo.

 

Hecho que contrasta con lo que indica la teoría económica, según la cual, después de un incremento tan rápido de las tasas de interés se debe de detener la actividad económica, debido a como el incremento del costo del dinero se refleja en una disminución del consumo, hecho que usualmente los ciudadanos de a pie lo vemos reflejado en empresas que dejan de contratar personal, o que incluso despiden a una parte de sus empleados para hacer frente a una inminente disminución de sus ventas, además, históricamente cuando se ha presentado un incremento tan abrupto en las tasas, ha venido acompañado de una recesión unos meses después.


Te recomiendo leer Cómo debe México aprovechar el Nearshoring

 

Pero a diferencia de otros períodos históricos que podemos usar de ejemplo como la década de los 70´s, en esta ocasión debemos considerar la manera en que  los efectos de la pandemia han modificado nuestros hábitos de consumo, así como el cambio de paradigma que cada persona se ha creado sobre sus expectativas laborales, y fueron precisamente estos dos factores junto con la invasión de Ucrania y la crisis de la cadena global de suministros las principales causas de la presión inflacionaria que obligó a los bancos centrales a incrementar sus tasas de interés.

 

El mercado laboral es el factor que lo cambia todo

 

Entonces si estos dos factores fueron en gran medida los causantes del incremento de los precios en 2022, es indispensable el tomarlos en cuenta a la hora de analizar cuál será el efecto que tendrá el alza de las tasas de interés en la economía, por este motivo en este artículo abundaremos específicamente en cómo el mercado laboral impactará el desempeño de la economía en 2023, ya que este es el factor x que está alterando todo lo que predice la teoría económica, ya que si bien el mundo ha enfrentado pandemias en el pasado, estas nunca habían generado un cambio de paradigma en la manera de lo que cada persona espera de un empleo, ya que la pandemia de COVID 19 nos obligó a replantear nuestras prioridades, lo que nos llevó a crearnos nuevas metas que en muchos casos llevaron a las personas a cambiar de carrera y a muchas otras a elevar su grado de exigencia hacia sus empleadores.

 

Y es este cambio de mentalidad de los trabajadores que a su vez se ha potencializado ya que, debido a la escasez de trabajadores, estos por primera vez en la historia tienen ventaja de negociación sobre sus empleadores, quienes en las últimas décadas habían gozado de un poder de negociación desproporcionado, gracias a desregulaciones y cambios en la política laboral, lo que les permitía encarecer las condiciones y prestaciones laborales e implementar niveles cada vez más altos de exigencia hacia sus trabajadores como jornadas de trabajo más largas sin pago de tiempo extra, menor flexibilidad de tiempo de trabajo entre muchas otras, al mismo tiempo en que los salarios se mantuvieron casi sin cambios por casi tres décadas

 

Te recomiendo leer ¿Por qué el Mundo está entrando a una nueva era de desglobalización?


Este cambio en la manera en que las personas se plantean sus metas laborales provocó que hasta el 20% de los trabajadores de estados unidos cambiarán su carrera laboral, en busca ya sea de un mayor equilibrio entre vida privada y vida laboral, trabajos con mejores perspectivas de un crecimiento personal o simplemente en búsqueda de una cultura laboral menos estresante, lo que creó situaciones extrañas en algunos sectores como restaurantes, tiendas departamentales, servicios de cuidado de niños, cuidado de adultos mayores y cuidado de personas enfermas, entre muchos otros puestos de trabajo que generalmente pagan sueldos muy bajos a cambio de ambientes de trabajo estresantes, peligrosos o que demandan jornadas que van más allá de las 8 horas diarias, situación que ha creado una gran escasez de trabajadores en estos sectores que es aún mayor que a la del resto del mercado laboral.

 

Los trabajadores adquirieron un poder de negociación nunca visto en la historia

 

Volviendo a las condiciones que vive el mercado laboral en este momento, por primera vez en la historia parece que este está en control de los trabajadores, ya estudios al respecto indican que faltan hasta 2.9 millones de personas en el mercado laboral estadounidense, lo que explica por qué durante el último trimestre de 2022 las ofertas de trabajo casi duplican al número de personas dispuestas a trabajar, situación que a su vez incentivó a que 4 millones de personas renunciaran a sus trabajos en búsqueda de empleos con mejores sueldos y mejores situaciones económicas, ya que otros estudios indican que quienes han renunciado para cambiar de puesto han obtenido sueldos 7% superiores a su trabajo anterior, mientras que quienes permanecieron en su empleo, se espera obtengan un incremento salarial de 4.8% este año como ajuste a la inflación.

 

Te recomiendo leer Que es el cortoplacismo, y porque afecta la toma de dediciones de las empresas


Situación que ha puesto todo en favor de los trabajadores, y estos de forma gradual han incrementado sus exigencias hacia sus empleadores en materia de mejores sueldos, mejores condiciones laborales, culturas laborales más sanas y mayor flexibilidad de horas de trabajo, lo que está obligando a los empleadores a competir tanto por atraer trabajadores como por retener a su plantilla laboral tan solo para poder seguir operando sus empresas, y esta competencia entre las empresas por atraer trabajadores será el principal motor que impulsara el alza de sueldos en Estados Unidos durante este 2023, lo que provocará que el ingreso promedio a nivel general de los consumidores aumente, al mismo tiempo en que será un factor de presión inflacionaria para la economía.

 

¿Entonces si la economía de Estados Unidos se está acercando al pleno empleo, es posible que se dé una recesión en los próximos meses?

 

Desafortunadamente no existe una respuesta concreta a nuestra duda sobre qué ocurrirá exactamente en los próximos meses, debido al comportamiento tan impredecible que están teniendo los consumidores en este momento, ya que por un lado el incremento de las tasas de interés están presionando a las empresas y a las personas a disminuir su ritmo de consumo, algo que ya se puede observar en la disminución en la venta de viviendas en el último trimestre de 2022, pero en ese mismo periodo pudimos ver un ligero incremento en el consumos de las personas durante la temporada navideña, así como un incremento en la compra de vehículos.

 

Mientras que al mismo tiempo debemos considerar factores que afectaran al mercado laboral durante el transcurso de este año, como la escasez de trabajadores, o el nearshoring que si bien no traerá de vuelta todas las fábricas que están instaladas en este momento en China, si es un proceso que ya es inminente a tal grado de que aquellas empresas occidentales que no están reubicando sus líneas de producción en estos momentos están haciendo planes sobre cómo y cuándo hacer una reubicación o parcial de sus fábricas hacia países más cercanos o más amigables, lo que en el caso de Estados Unidos y México generará una gran cantidad de empleos no solo en los próximos meses sino en los próximos años.

 

Pero estos nuevos empleos se estarán sumando a un mercado laboral que sufre de una escasez de trabajadores, como ejemplo en Estados Unidos durante diciembre de 2022 el número de vacantes de empleo duplicó al número de personas buscando trabajo, fenómeno que nos hace suponer que en este momento la pregunta no es, si se incrementaran los sueldos promedios de los trabajadores, sino que tanto se incrementaran, debido precisamente a esta escasez de mano de obra y que gracias al nearshoring está comenzando a trasladarse a algunas ciudades de México, por lo que el incremento generalizado de precios durante 2023 será un factor más a considerar, ya que al final del día quienes pagarán este incremento de salarios, serán los consumidores en el precio de los productos que compran, un factor adicional que se espera incentive a las personas a modificar sus patrones de consumo, ya que precios más altos los obligará a destinar proporciones más altas de sus ingresos a productos indispensables.


Te recomiendo leer Cuáles son las causas de las altas tasas de inflación que afectan al mundo este 2022

 

Qué es lo que ocurrirá

 

Aunque es difícil el tomar como ejemplo otros periodos de la historia como la década de los 70´s en que se dio una alta inflación seguida de un incremento de las tasas de interés, si podemos ir observando datos más específicos, por ejemplo si se ven a detalle los reportes del mercado laboral de Estados Unidos, podemos observar que la gran mayoría de estos empleos creados requieren de un bajo grado de especialización, o mejor dicho son los de menores ingresos, mientras que los sectores que más se han visto afectados por despidos son aquellos de más altos ingresos, por lo que, aunque es muy probable que en los próximos meses la economía alcance el pleno empleo a niveles generales, esto sucederá mientras se incrementa la tasa de desempleo de aquellos trabajadores con más preparación ósea los de mayores ingresos, y que también son quienes más contribuyen a la demanda de productos y servicios.

 

Mientras que el dato del incremento en las ventas de vehículos responde más a la entrega de vehículos que estaban en listas de espera de ser entregados, debido a los problemas que vive el sector automotriz causado por la crisis en la cadena de suministros, por lo que cada vez veremos informes de ventas menos positivos en este sector, junto con el resto de productos que generalmente requieren de financiamiento para su venta como viviendas, así como productos ligados a estos como electrodomésticos, por lo que resulta solo cuestión de tiempo para que créditos cada vez más caros afecten la demanda generalizada de productos y servicios.

 

Entonces en conclusión, debemos de comenzar a considerar la posibilidad de que este año vivamos una situación económica intermedia, en la cual algunos sectores de la economía se encuentren en recesión, como aquellos ligados a la construcción, a la venta de vehículos, electrodomésticos, prestación de servicios, entre otros debido a la baja de consumo de sus productos como consecuencia del incremento de las tasas de interés, mientras que otras áreas se encontrarán en expansión, principalmente a consecuencia del nearshoring, que es un tema aparte y se merece todo un artículo para explicarlo, y que generará nuevos empleos principalmente en áreas de manufactura y en la producción de productos que Estados Unidos considere estratégicos como los semiconductores.

 

Te recomiendo leer Que es la crisis de la cadena global de suministros y cómo nos afecta


Al mismo tiempo en que el sector laboral también vivirá escenario conocido como desempleo estructural, ya que por un lado aquellas personas cuyos trabajadores o requieren de mucha preparación tendrán altas tasas de desempleo, mientras que las personas que tengan menores niveles de preparación y especialización vivirán la mejor situación laboral de sus vidas, ya que tendrán opciones como nunca para mejorar su situación económica personal

 

Por lo que esta situación del mercado laboral tan especial provocará que en niveles macroeconómicos la economía muy probablemente no caerá en una recesión, pero sí tendrá un crecimiento muy bajo como indica la OCDE que espera un crecimiento del 0.5 % para Estados Unidos y 1.6% para México, mientras que el Fondo Monetario Internacional espera un 1% para Estados Unidos y 1.2% para México, debido a que si bien, el incremento de las tasas de interés tarde que temprano reducirá el consumo, como ya lo estamos comenzando a ver en el sector de la construcción, el cual es un gran motor económico debido al número de empleos que genera, muy probablemente esta contracción económica no alcanzará para equilibrar al mercado laboral, al cual en este momento le faltan hasta 2.9 millones de trabajadores, como consecuencia del incremento del poder de compra de ese gran sector de trabajadores que se están beneficiando de esta situación y que tendrán más dinero disponible para adquirir bienes y servicios, además del número de empleos que agregara el nearshoring a la economía, por lo que si bien el 2023 no será un año de abundancia tampoco será tan catastrófico económicamente hablando.

 


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Causas y efectos de la revolución mexicana, que siguen vigentes en el México actual

Los efectos de la revolución Mexicana en el México Actual

Efectos del rescate bancario de Estados Unidos en el riego crediticio de los bancos