¿Sera el paternalismo un incentivo para que los gobernantes Mexicanos no busquen el verdadero desarrollo económico?


La redistribución de la riqueza forma parte de los discursos de todos y cada uno de los políticos mexicanos, así como cada gobierno llámese municipal, estatal o federal implementa por lo menos un programa social orientado hacia este sentido, unos programas resultan mejores que otros, pero todos logran en algún grado la paternidad del gobierno hacia los sectores mas desprotegidos.

Después de 80 años de implementación de este tipo de programas México sigue siendo como esos equipos deportivos que siempre ocupan los últimos lugares de la tabla y se encuentran en eterna reconstrucción, a lo que en economía se le conoce como país en eterno desarrollo, y la distribución del ingreso sigue siendo igual o mas inequitativa que antes aun con programas gubernamentales orientados a buscar un equilibrio en la distribución de la riqueza. Esto sucede porque existe algo que en economía se le denomina incentivos, en pocas palabras un incentivo es aquello que nos hace ir a trabajar, buscar superarnos, etc.

En la actualidad podemos ver como existen todo tipo de programas sociales implementándose al mismo tiempo por los tres niveles de gobierno, convirtiendo a las zonas mas marginadas del país en altamente dependientes de este tipo de programas. La mayoría de los mexicanos miran la inequidad de ingresos como una de las fallas del capitalismo, cuando en realidad es una falla del sistema político mexicano, ya que la inequidad de ingresos para el capitalismo es un incentivo, para motivar a las personas a superarse y de esta manera impulsar el desarrollo económico. Pero como en todo existen límites así como un país con completa equidad social no funciona (díganse todas las variantes del comunismo) porque al momento en que todas las personas ganan lo mismo se pierde el incentivo de estas por superarse y el crecimiento económico y la productividad de dicho país se detiene. De igual manera una inequidad de ingresos muy alta tampoco funciona porque se comienzan a generar los problemas sociales bien conocidos en México.

Por el contrario los programas sociales en México han provocado que las personas a quienes van orientados estos programas cambien su incentivo de superación por el incentivo de apoyar un partido político o algún gobernante que quiere continuar su carrera política, lo que inicia un ciclo vicioso que a su vez incentiva a nuestros gobernantes a no conseguir un desarrollo económico real ya que perderían sus votantes seguros y pondrían en riesgo su permanencia en el poder. Lo cual lleva a nuestros gobernantes por el sentido equivocado ya que no existe otra forma de combatir la inequidad de ingresos más que facilitándole educación y capacitación a la población mas marginada. Por ejemplo los economistas Arthur J. Rolnick y Rob Grunewald en articulo titulado The Economics of Early Childhood Development explican como un experimento sobre la mejora del sistema de educación escolar de Chicago ayudara a la economía futura de esta ciudad ya que al formar mejores estudiantes, se formara una mejor fuerza de trabajo capaz de obtener empleos mejor remunerados que los de sus padres y de esa manera reducir la inequidad existente hoy en día, en dicho articulo también comentan que para aplicar un modelo como este a gran escala se requiere de cuatro requisitos fundamentales, concentrarse en niños con alto riesgo de marginación en el futuro, incentivar a los padres a involucrarse en la educación y desarrollo de sus hijos, crear un sistema de medición y control del sistema educativo que incentive a las escuelas a ofrecer educación de calidad y establecer un compromiso a largo plazo del gobierno para que este genere las condiciones (política económica, reformas, infraestructura) que faciliten que estos niños se integren a la fuerza de trabajo existan esos empleos para los que están capacitados.

No hay comentarios:

Si tienes algún comentario sobre este tema, o tienes alguna duda puedes escribirlo aquí.

Con la tecnología de Blogger.